jueves, 16 de octubre de 2014

Superhéroes olvidados: Migthy Max- Max el poderoso

Tratando de encontrar a un superhéroe olvidado por muchos recordado por pocos que fuese lo bastante obscuro y o tenebroso para adaptarse a este mes del terror que conocemos como Octubre , llegue a remontarme a hasta la década de los 90s.

Ah los 90s, esa época  que no era lo bastante retro ni lo bastante moderna, los grandes colosos de los comics se habían  impuesto ante sus congéneres como  seres Arquetípicos y figuras a seguir para sus nuevos congéneres que  desde la década pasada  empezaban a nacer en series de tv antes de arriesgarse combatir al tú por tú con colosos como lo eran Batman o Spiderman en cuanto a las tiras cómicas o historietas se refería.

Es en este punto de reflexión donde me llego a cuestionar que  hacía de un personaje un verdadero súper héroe tal vez era que salía en un comic, o acaso era  el que poseía una serie animada en la tv o quizás solo quizás su simple  temática  típica de los comics trasladada a otro medio.


De lo que estoy seguro es que el tener juguetes no es un factor suficientemente valido pues al mismo Hercules se le dijo que tener una figura de acción con tu rostro no te hace un héroe verdadero, pero el tener tu propio videojuego oh si eso si te hace un héroe de verdad, ok no.


Pero ya hablando más enserio, a lo largo de los posts donde eh tratado de mostrarle a los lectores de este humilde rinconcito de la web aquellos personajes  que con o sin súper poderes poblaron las páginas del comic o las pantallas de nuestros televisores mientras  llevaban a cabo cruzadas épicas en pos del bien y de la justicia o simplemente de la seguridad de nuestro mundo. Me eh detenido a preguntarme a mí mismo si realmente era justo poner al mismo nivel a un Fenomenoide que a un Batman o a la Araña verde que a Spiderman  no es que que los superhéroes olvidados que eh mencionado con anterioridad pudiesen derrotar a los superhéroes más conocidos ni en una pelea real y mucho menos en ventas.

Pero al final creo que había algo en ellos que hacía que de un modo u otro se les pudiese comparar y no es que todos hallan nacido en un comic ni que todos tuviesen poderes o que todos representasen el valor de la búsqueda de la justicia sobre cualquier otra cosa,  quizás solo era el hecho de que en mi enfermiza mente Friki  realmente me puedo  imaginar a todos estos personajes conviviendo de un modo u otro en un mismo multiverso.

Es por ello que después de recapacitar sobre lo que creo que necesita un personaje merecer ser nombrado en esta sección o no volvamos a recordar los años 90s.

Voy a suponer que todos habéis oído hablar de los Polly Pocket. Para los no lo recuerden ya seguramente es que hayáis vivido debajo de una piedra todos estos años, Polly Pocket es (porque aún persiste en seguir existiendo) una línea de muñecas y accesorios dirigida a las niñas cuya peculiaridad son las cajitas parecidas a polveras en las que se guardan. O al menos así era en sus orígenes; ahora soy incapaz de soportar más de cinco segundos en la página web oficial.

No fue hasta el año de 1992 que conscientes del tirón del producto, que la compañía británica Bluebird Toys, produjo para Mattel (la misma de los cochecitos con ruedas en llamas) una línea de características similares; pero para los hombrecitos de la casa, con monstruos, extraterrestres, un chaval que llevaba la gorra ladeada ya que era un tipo cool, y otras bestias extrañas, a cada cual más aterradora o repugnante. A esta nueva línea de juguetes La llamaron Mighty Max.

Ahora bien para los que están a punto de decir que Mighty Max no es un superhéroe les pido que me acompañen a echarle un vistazo a su  argumento.


Max era brillante muchacho, bastante bueno en conseguir entrar y salir de problemas. Pero que nunca olvidaría el día que rompió misteriosa estatua antigua de su mamá y encontró en ella la gorra  cósmica dentro.  El cómo iba a saber que la gorra lo convertiría en el “Poderoso”, capaz de viajar instantáneamente de un lugar a otro por medio de portales de tiempo.
¿Y cómo harán  Max. Su gorra cósmica y sus dos amigos y protectores, viejo Virgilio y  Norman el guerrero sin miedo para estar  a la altura del mal supremo del Skull Master !!?


Ok sé que para frasea mucho el texto al momento de traducirlo así que mejor quedémonos con la sinopsis de la serie animada por oh si Migthy max tuvo su serie animada que para aquellos que fuimos afortunados de tener televisión por cable  casi de inmediato cuando esta llego pudimos ver  por un coto periodo de tempo este programa en la programación del extinto canal Fox Kids.

La serie sigue a Max, un niño preadolescente aventurero hijo de una arqueologa que recibe por correo una pequeña estatua de un ave , con inscripciones de jeroglíficos egipcios de la cual, la traducción dice:. "Usted ha sido elegido para ser la tapa del portador Ir a la mini-mart y esperar una señal, Mighty Max ". Impresionado por el mensaje, Max deja caer la estatua, rompiéndola y revelando una gorra de béisbol roja estampada con una "M" amarilla, y como obviamente nada de esto era raro en los 90s él se la pone y sigue las indicaciones de la estatua.

Al llegar a la mini-mart, es perseguido por un lava –monster (o monstruo de lava) enviado por nuestro antagonista ' Skullmaster '.  Max huye y la gorra le teletransporta al desierto de Mongolia, donde se hace amigo de Virgilio, un casi omnisciente Lemuria cuya apariencia es la de una ave antropomorfa  (una mordaza corriente en la serie es que Max se refiere a Virgilio como un "pollo" a la que la Lemuria responde "búho, de hecho"), Virgilio explica que la recepción de Max de la gorra fue profetizado c. 3000 aC (lo que explicaría por qué fue una gorra noventera y no un talismán o casco mágico) y que esta tiene el poder de abrir y cerrar portales dimensionales –remolinos, vórtices de energía situados a lo largo del universo- y que como portador él es el elegido de detener  a Skull master y sus esbirrior.

En otras palabras Max tu eres Keanu Reeves.


A partir de entonces Max, Virgilio, y Norman, su Vikingo guardaespaldas, viajan juntos en todo el mundo, la defensa de la Tierra contra los esbirros de Skullmaster, que es responsable de la caída de la ciudad de  lemures y el pueblo de la Atlántida . Norman es supuestamente inmortal y en varias partes de la serie es  identificado como o con Sir Lancelot , Thor , Sansón y Hércules entre otros personajes míticos famosos .

La mayoría de los episodios de la trama implican Skullmaster o uno de sus seguidores monstruosos; pero en muchos episodios, Max se solo esta ahí para detener a un simple villano. Si bien todos los episodios implican los viajes a través de la Tierra, uno de ellos implica viajar en el tiempo, y en la serie se explica que el portal se puede incluso extender en el plano astral (como se ve en el episodio " Almas de Talon ").


Aunque por lo general alegre y cómico, la violencia y descripciones de actos violentos de la serie fueron consideradas excesivas por algunos espectadores. Muchos episodios comenzaron con una representación del monstruo principal de la historia matando a la víctima; mientras que el final de la serie misma contó con Max, Norman, y Virgilio enfrentó contra Skullmaster y sus enemigos derrotados previamente. 

Tanto Norman y Virgilio son “asesinados”, dejando a Max para derrotar Skullmaster. Incapaz de hacerlo, Max utiliza la Gorra con el fin de viajar en el tiempo, Antes de los acontecimientos del primer episodio, creando una paradoja temporal. Al principio, él experimenta el  déjà vu; pero después de leer la letra modificada de Virgilio, recuerda todo, y decide establecer las cosas bien con el fin de derrotar al Skullmaster.


Y pues a grandes rasgos y con un chingomadral de spoilers esa es la trama de Migthy Max la cual  me parece más que suficiente como para catalogar a este pequeño muchacho como un súperhéroe que seguramente muchos olvidamos y otros tantos solo recordábamos como un juguete de nuestra bella infancia, la seria tuvo una duración de dos temporadas, con un total de 41 episodios.

En cuanto a la historia de la línea de juguetes. Mighty Max, como ya sabemos, es una versión para chicos de los Polly Pocket, lo que probablemente significa que, en algún momento a comienzos de los noventa, un directivo de Bluebird Toys vio a su hijo pequeño -futuro capitán del equipo de criquet de su escuela- jugando felizmente con los Polly Pocket de su hermanita Charlotte y pensó que eso no estaba bien. No es que visitar un saloncito de belleza con muñecas más pequeñas que un dedal tuviera nada de malo, pero el equilibrio del universo depende de que los chicos jueguen con cosas de chicos, que por norma general nunca son rosas, delicadas ni huelen bien. Mejor prevenir que convertirse en un padre intransigente en el futuro.


Así pues, había que diseñar un juguete apropiado para los futuros hombres de acción del mundo. ¿Y qué hay más apropiado que los monstruos? Se acabaron las cajitas con forma de polvera o maletita. Estos juguetes debían causar pavor incluso antes de abrirlos: arañas, serpientes, ratas, moscas, escorpiones, tiburones, dinosaurios, manos putrefactas, ciberzombis... Sólo lo que fuera peligroso, espeluznante o inmundo tendría cabida en esta colección. Ninguna madre en su sano juicio querría ver estos juguetes decorando los estantes. Su lugar estaba debajo de la cama o al fondo de un baúl. Además, su interior debía dar tanto o más miedo que el exterior, y reproduciría lugares lúgubres y amenazadores, repletos de horrores vivientes y trampas en miniatura.

Ahora bien, si queremos enseñar valores adecuados a nuestros hijos, también debería haber un héroe. ¿Y quién tendría valor suficiente para aventurarse en estas pequeñas parcelas del infierno haciendo frente a las aciagas y tenebrosas amenazas que ocultaban?

Un niño, por supuesto; un niño con el que cualquier chico pudiera identificarse rápidamente y que no pusiese en duda su sexualidad. Moderno, guay, enrollado, en la onda... Vestiría camiseta blanca, pantalones vaqueros, zapatillas deportivas y, por supuesto, una gorra con la visera de lado. La camiseta llevaría además la inicial de su nombre bordada: "M" de Max. "M" de mighty.

Entre los años setenta y ochenta, las compañías jugueteras se dieron cuenta de que vendían más productos si daban un empujón a la imaginación de los niños proponiéndoles un punto de partida para sus aventuras. Con Mighty Max acertaron de pleno.


Según dejaba entrever el cartón de los juguetes (y quiénes somos nosotros para poner en duda la palabra del cartón), Max era el típico crío de los noventa, un impúber Jonathan Brandis al que era fácil imaginarse repartiendo el periódico en bicicleta o jugando al Art of Fighting en los recreativos, tan bueno para meterse en líos como para salir de ellos.

Un día, antes de salir a por tabaco, el padre de Max le dejó su vieja gorra de béisbol. Max se la puso porque era muy Cool (y "Cool" era su segundo apellido de echo estoy seguro que el nombre completo de el niño era Max Cool Ghostbuster 3°); pero al colocar la visera de lado, soltó un grito de terror. 



¡Había sido transportado a un lugar extraño y hostil! ¡Y la gorra había cambiado de color! Y lo que es peor: ¡lo mismo podía decirse de sus calzoncillos!


Algo muy raro estaba sucediendo. Max descubrió que estaba atrapado en otra dimensión: ¡la Doom Zone!, y, de algún modo, la gorra era lo que le había conducido hasta allí. Ahora debía encontrar la forma de volver a casa, reuniendo pistas mientras su gorra le llevaba de una enloquecedora aventura a otra. Gracias por el regalo, papá.


La historia, al igual que el diseño de Max, dio un giro cuando empezó a emitirse la serie de televisión Las aventuras de Mighty Max,  como ya había mencionado arriba, Ahora la gorra ya no era el legado del padre de Max, sino que la había encontrado al romper una vieja estatua de su madre, y se llamaba Gorra Cósmica, porque cualquier cosa incrementa su índice de molonidad en un 173% si le añades el adjetivo "cósmico"; por ejemplo: poder cósmico o escobilla de váter cósmica o por que no  la freakiteka cósmica (cagate).


Además, Max ya no estaba solo, sino que contaba con la ayuda de sus dos protectores: Virgil, un búho sabio con túnica, y Norman, un guerrero vikingo inmortal. Se me ocurren pocos compañeros mejores que un vikingo inmortal. Es más, paso del búho y me quedo sólo con el vikingo de nombre anacrónico. ¿Quién necesita oír consejos de un pajarraco viejo y gordo cuando te persiguen un nigromante y su dragón de la perdición? Lo que hace falta es un brazo capaz de blandir un hacha y sesgar cabezas y extremidades a ritmo de heavy metal (fuck yeah baby).

Y pues obviamente el objetivo de Max también cambió en consonancia con su condición de portador de la Gorra Cósmica. Ya no se trataba sólo de regresar a casa a tiempo de ver Cadillacs y Dinosaurios, sino de salvar el mundo del perverso Skull Master, otra oveja descarriada que sumar a la galería de villanos fracasados de la época.


El reverso de las cajas incluía un minicómic en el que se nos relataba una aventura de Max en el siniestro lugar que representaba el juguete que teníamos en nuestras manos.
Debido al escaso número de viñetas, estas historietas no daban para mucho, más o menos como un episodio de la segunda temporada de Juego de Tronos; pero añadían un mínimo trasfondo a cada juguete, lo que siempre es de agradecer.

Al final de cuentas más allá de ser un producto meramente mercadotécnico Migthy  Max marco un momento muy preciado en la vida de muchos, como personaje tenía muchas cualidades que creo yo lo hacía ser un verdadero héroe pero como muchos otros personajes jóvenes  de la época era el tipo de personaje que aun debía aprender de su inexperiencia y ser más centrado ya que su arrebatados actos juveniles tendían a meterlo más en problemas que ayudarlo en su misión.



Creo que aún hay mucho mas de que hablar sobre este personaje y sobre su línea de juguetes la cual por todos los malditos demonios del pinchi infierno espero que Matel decida revivir algún día al fin de cuentas la trama de la serie culmino en un punto donde el personaje podía vivir nuevas y más emocionantes aventuras. A su vez también debo señalar que Max lo tuvo todo en ese pequeño periodo de tiempo que su franquicia duro incluso un videojuego y como dije el tener tu propio videojuego ya te hace un verdadero héroe, ok no solo bromeo.



No me pregunte de que iba el juego pues a pesar de que lo tengo para mí super ness jamás lo eh entendido y mejor solo lo dejo ahí como un bonito recuerdo del Poderoso Max


Y bueno gracias por acompañarme por este viaje de los recuerdos en búsqueda de conocer a aquellos héroes que fueron olvidados o que ya no han aparecido en los medios durante un buen periodo de tiempo yo soy Sigfrid y esta es la Freakiteka Cósmica  espero nos lean pronto nuevamente.



1 comentario:

  1. imposible encontrar esa serie en latino me canse de buscar

    ResponderEliminar

UA-29635348-1